Publicado el Deja un comentario

EMOCIONES Y ALIMENTACIÓN

“Hay que sacarlo todo afuera como la primavera…para que puedan nacer cosas nuevas…”

“Somos lo que comemos”, frase tan popularizada en los últimos tiempos, se queda incompleta si no vamos más allá. Somos lo que pensamos, sentimos, compartimos, respiramos; somos lo que nos rodea; somos un todo; somos seres de luz y de amor; somos sacos de moléculas subatómicas en continuo cambio, como diría mi maestro de meditación Goenka. Somos muchas cosas,  cada cosa tiene una vibración y el conjunto de estas compone mi ser.

Por ello cuando hablamos de alimentación y salud tenemos que tener en cuenta todo los demás factores que nos nutren más allá del plato.

Hay muchos estudios que demuestran que más del 60 por ciento de las enfermedades son psicosomáticas. Por ello hay que pararse a pensar y sentir cómo gestionamos nuestras emociones, cómo las canalizamos, cómo resolvemos nuestros conflictos emocionales. Todo ello configura nuestro mapa interno; todo ello nutre nuestra alma, nuestros órganos internos, nutre nuestro ser.

La calidad y la cantidad de lo que como cada día, la forma en que digiero todo lo que vivo, cómo elimino mis desechos emocionales y de los alimentos, cómo me nutro de lo que vivo, de todo lo que me pasa cada día en el trabajo, con la familia, contactando con mi cuerpo, marcará mi sentir diario, marcará cómo me vivo.

De ahí la importancia de las emociones y de la alimentación, dos pilares importantes a la hora de sentirnos bien, de escucharnos, de conocernos, de mejorar como seres humanos para conseguir más armonía, más paz y más equilibrio en nuestra vida.

Por ello os invitamos a asistir a nuestro próximo taller, donde nos acercaremos a conocer pequeñas herramientas para conocernos más, desde lo emocional, desde donde estamos.

Aquí tienes el enlace con más información y para reservar tu plaza:

También nos adentraremos en la cocina de primavera. La primavera es el momento de abrir, limpiar y purificar los excesos de energía pesada y densa del invierno. El órgano que la gobierna es el hígado, es el alma del ser, junto a la vesícula biliar. Su sabor es el agrio/ácido y el amargo.  Hay que darle alimentos tipo un jardín florido: dulces, suaves, coloridos.

Si te apetece aprender nuevos platos sanos y equilibrados para esta estación, este es tu taller.

Anna Morera