Publicado el Deja un comentario

La aventura de la meditación y el disfrute de la práctica

Muchas personas han estado toda la vida sin meditar y de pronto sienten que es el momento de empezar a hacerlo. Ante el impulso inicial, muchas veces se detienen porque “no encuentran tiempo”, “no se adaptan a la postura”, “los pensamientos no paran”, y un montón de planteamientos más. Pero, aunque parezca difícil, vale la pena el resultado final.

Primero que todo, debes plantearte la meditación como un juego, como un regalo que te haces a ti mismo, no como una disciplina o un deber. Por otra parte, en la  medida en que estudias y profundizas, vas disfrutando más, vas ampliando tu horizonte interior, te vas conociendo, vas comprendiendo más.  

En nuestros Cursos, Formaciones y Talleres nos hemos encontrado con personas que han tenido dudas, inquietudes y preguntas. Para mayor información de todos, aquí van algunas de las más recientes y que hemos seleccionado por su importancia.

¿Cuáles son las bases de la meditación?

  • En toda meditación tiene que haber un trabajo con el cuerpo
  • Tiene que haber un trabajo con la energía, sintiendo la vibración corpórea y la energía que fluye a través de cada uno de nosotros
  • Tiene que haber una estabilidad emocional
  • Tiene que haber una apertura del corazón, un sentimiento profundo de amor
  • En toda meditación la mente tiene que estar tranquila 
  • En toda meditación se tiene que entrar en contacto con el observador, con la consciencia
  • Al final, es en esta consciencia que es la que medita, donde tenemos que quedarnos

Algunas meditaciones hacen más hincapié en un punto que en otro, pero estos son los pasos esenciales para una meditación correcta.

  • ¿Tiene que haber esfuerzo y fuerza de voluntad para adquirir el hábito de la meditación?

Si nuestro hábito para meditar depende de nuestra fuerza de voluntad lo tenemos complicado. 

Un niño puede tener el hábito de coger la bicicleta todos los días a las 5 de la tarde. No lo hace por fuerza de voluntad sino porque le encanta ir en bicicleta.

De igual manera, podemos hacer de lo que nos gusta un hábito, sin esfuerzo. Tienes que encontrar en la meditación el gusto de meditar. La meditación es algo maravilloso, fantástico. Es increíble cerrar los ojos e irse hacia adentro y recrearse en el proceso meditativo y observar al observador, y el ver las diferentes frecuencias cerebrales, las imágenes de nuestro mundo interior, las emociones, las aperturas que existen…

El universo interno, invisible, es fantástico. Si pudiéramos ir a la meditación con entusiasmo, con gusto, con deseo, con amor, sería algo maravilloso. Si vamos por algo forzado, va a costar muchísimo más.

Al principio de comenzar a meditar puedes escuchar meditaciones guiadas, luego ya no. La meditación no tiene que ser guiada. Tú tienes que hacer la meditación, porque incluso la meditación guiada es como algo sugestivo que se produce desde fuera, alguien te está guiando la meditación, cuando en verdad la meditación la tienes que hacer tú. 

  • ¿Qué diferencia hay entre una meditación guiada y meditar por mí mismo?

La meditación guiada es solo al principio para que cojas el ritmo y la fórmula. Cuando has aprendido ambos, tienes que dejar de escuchar una grabación porque cuando la estás haciendo, tienes abierto el sentido del oído, cuando en la meditación tenemos que tener todos los sentidos cerrados. 

Por lo tanto, si la meditación guiada tiene su proceso, sus pasos, es posible que a lo mejor no encuentres ningún momento en el cual poder estar contigo mismo en profundidad porque te están guiando, no vas a tu ritmo, vas al ritmo de ella. Es posible que dentro de ella haya espacios que indiquen que estés en contacto con tu ser. Si es así, hay que practicarlo así, pero si tú quieres más, cuando termine la meditación guiada te quedas en profundo silencio, no terminas, sino que continúas en ese estado de observación interior. Pero cuando conozcas el ritmo y la fórmula de la meditación, debes dejar de hacer meditaciones guiadas.

Conclusiones casi finales

El tema de la meditación es tan apasionante como profundo y complejo. Responder una pregunta abre nuevas preguntas, nuevas posibilidades. Por eso hemos creado el Curso de Técnicas Meditativas Integradas con un amplio abanico de enseñanzas, así como de prácticas básicas regulares, medianas, avanzadas, para adentrarte en el universo de la meditación.

Si estás interesado, si quieres darle a tu vida un giro utilizando el poder de la práctica meditativa, puedes ver en este enlace los detalles del Curso:

“La meditación es una gran aventura y hay que disfrutarla con intensidad”.