Una vez me di cuenta de que mi vida dependía completamente de otros. De una forma muchas veces inconsciente, cedía el poder (a parejas, amigos, padres, maestros, políticos y tantos “otros”). Iba por la vida perdida, y lo más interesante, no tenía ni idea de que había otra forma de vivir.

Con la práctica del yoga y la profundización en mi propia psiquis, comencé a percibir que yo creo mi realidad y que lo externo no es más que una muestra de lo que tengo dentro. Empecé a observar cómo yo misma me metía en la cárcel de mi mente y que la única “enemiga” existente era yo.

“Enemigo invisible, enemigo invencible“, escuché decir una vez.

La atención plena en cada momento, combinada con mi propósito de saber quién soy realmente y vivir desde el Ser, me hace posible ir viendo las luces y las sombras de mi inconsciente para usarlas ambas en este propósito.

Así que partiendo de la base de que veo una parte muy pequeña de la realidad, de que mi verdad se queda muy corta ante LA VERDAD, comparto mi experiencia en las clases de Yoga Autorreferente en el espacio de las 8.00 de la mañana los martes y jueves aquí en la Escuela del Sol.

La práctica física de yoga, los ejercicios de respiración, la relajación y la meditación forman parte de cada clase. Además de ese breve espacio que dejamos para que entre más luz y poder mirar hacia dentro con mayor claridad, que puede venir de la mano de una reflexión, de una vivencia, de una lectura, etc.

Mi objetivo al compartir este espacio es el mismo que en todas las áreas de mi vida: conocerme. Me doy cuenta de que en estos años de transmitir mi experiencia, muchas personas se han inspirado en ella para vivir su vida de otra forma. Ya no como víctimas de la situación, sino como creadores de sus propias vidas. Y no porque yo lo diga, sino porque algo dentro les ha resonado, lo han puesto en práctica y su propia experiencia es la que los ha transformado.

Esto es el Yoga Autorreferente. Mucha atención en lo que pienso, lo que siento, lo que digo y lo que hago para poder ir dándome cuenta de mis incoherencias. Decidir por mí misma qué es lo que quiero hacer en cada momento y si me equivoco estará perfecto, porque estaré atenta para aprovecharlo. Es hacer mío todo aquello que me resuena, que vibra conmigo para luego experimentarlo en mi vida y quedarme con lo que realmente me funciona ahora. Darme cuenta de que el Maestro está en mí, así como la posibilidad de encontrar otros maestros fuera, que me ayuden a seguir descubriendo ese ser infinito que soy y que yo misma me he velado.

El Yoga Autorreferente es estar en el presente, abrazarlo tal cual es, mientras que voy experimentando lo que es vivir más allá de la mente. Y eso es más sencillo de lo que parece. Simplemente, centrándote en la respiración con la intención clara, ya lo estarás logrando.

Así que, dejando las expectativas a un lado, te invito a que lo vivas por ti mismo o por ti misma, y puedas elegir si este yoga es para ti, si te es útil en tu presente. Yo estaré encantada de recibirte.

Un abrazo muy grande,
Namaste
Naylín

Algunos detalles del Grupo de Hatha Yoga Autorreferente

El ambiente que se crea en las clases es propicio para que cada persona se muestre tal cual es, sin máscaras, para que así se pueda conocer. Es un Espacio de Libertad, con la intención de que sea sin juicios. En las clases se tiene muy en cuenta a cada persona en su momento presente y se acoge a cada uno con lo que viene.

Hay un número máximo de 12 personas por clase y por lo general es un grupo estable.

Cerrar menú
>
×

Carrito